En febrero de este año varias compañeras EnergÉticas viajaron a Bilbao al “Primer Encuentro de Mujeres sobre Género y Energía”, donde más de 130 mujeres debatieron sobre algunas de las conclusiones que ahora maduran en el apoyo a la huelga feminista del 8 de marzo. El encuentro de Bilbao fue impulsado por mujeres de: Xarxa per la sobinaria energètica, Som Energía, la Mesa de Transición Energética de Cádiz, Ekologistak Martxan, Tradener, Oficina Europarlamentaria en Bilbao, Goiener, Ingeniería Sin Fronteras, Observatori del Deute en la Globalització, Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, Gure Energía, Movimiento Ibérico Antinuclear, la Alianza contra la Pobreza Energética, Ongawa, Foro Extremeño Antinuclear, Observatorio Crítico de la Energía, Ecologistas en Acción y Universidad del País Vasco.

Como ya se adelantaba en las conclusiones del encuentro:

Desde octubre de 2017 viene trabajando un grupo de mujeres sobre Género y Energía para denunciar los impactos diferenciados de nuestro modelo energético en las mujeres, su exclusión de todas las esferas de poder del sector energético, y al mismo tiempo, para visibilizar a las mujeres que están trabajando por una transición energética más justa y sostenible, cuyo día a día está marcado por inercias y relaciones de poder que no se cuestionan.

Desde EnergÉtica nos sumamos ahora a la huelga feminista del 8 de marzo de 2018 (laboral, de consumo, de cuidados y estudiantil, para combatir todas las formas de violencia y discriminación contra las mujeres) y apoyamos el manifiesto lanzado desde change.org por compañeras del sector energético (Texto completo en el enlace):

Las abajo firmantes somos mujeres trabajadoras del sector energético, con perfiles muy diversos (técnicas, ingenieras, académicas, investigadoras, cooperativistas, comunicadoras, ambientólogas, activistas socioambientales, directivas, etc.), pero que trabajamos por el mismo objetivo, transitar hacia un nuevo modelo energético 100% renovable que incluya la perspectiva ecofeminista. Con este texto queremos manifestar nuestro apoyo a la huelga general feminista de 24 horas convocada para este 8 de marzo. Así mismo, animamos a todas las compañeras a que se sumen a esta huelga y a sus diferentes manifestaciones, en los ámbitos del trabajo, la educación, el consumo y los cuidados, en la medida de sus posibilidades y circunstancias. Y a las empresas del sector energético a que faciliten y difundan el derecho a huelga.

Por eso, en este 8 de marzo exigimos al sector energético que tengan en cuenta nuestras reivindicaciones (Resumen):

  1. La brecha salarial es una realidad en nuestro sector. Exigimos a las empresas transparencia salarial y una revisión de categorías, complementos y criterios profesionales que permitan acabar con ella.
  2. Techo de cristal. Las direcciones y consejos de administración de las empresas y cooperativas energéticas, están copadas por hombres a pesar de la alta preparación y experiencia que tenemos las mujeres del sector.
  3. Precariedad. Sufrimos niveles de temporalidad superiores a los de nuestros compañeros.
  4. Corresponsabilidad y cuidados. Denunciamos que las dinámicas de trabajo priorizan el “presentismo”, la libre disposición y son ajenas a las necesidades de cuidado que tienen todas las personas.
  5. Invisibilización y mansplaining. Son muchas las mujeres del sector que han sufrido por parte de compañeros y superiores la invisibilización, el ninguneo, la condescendencia, el paternalismo y el “mansplaining“, («explicar algo a alguien, generalmente un varón a una mujer, de una manera considerada como condescendiente o paternalista») estando a la orden del día en nuestra actividad diaria.
  6. Mirada parcial y preocupación por los enfoques. Todas estas brechas que sufrimos las mujeres del sector de la energía tienen consecuencias. La visión de la realidad que transmiten es muchas veces parcial y está sesgada porque no tiene en cuenta en la misma medida las experiencias, los relatos y las vivencias de las mujeres que, a menudo, son tratadas como personajes secundarios o con estereotipos.

Instamos a la ciudadanía a ser cómplices de nuestras demandas. Las mujeres firmantes de este manifiesto lo hacen a título individual y no queremos que ningún partido político, sindicato, empresa o cooperativa se apropie de nuestras reivindicaciones.

El 8 de marzo paramos por todas nosotras, por las que podemos hacerlo y por las que no. Paramos para reivindicar un nuevo modelo energético renovable, distribuido, descentralizado, democrático, participativo, descarbonizado, equitativo, justo y en manos de las personas. Un nuevo modelo energético ecofeminista en el que la energía sea un derecho y la vida se sitúe en el centro.

Si quieres conocer más sobre el manifiesto, nuestras reivindicaciones o la situación de las mujeres en el sector energético, puedes escribirnos a: lasdelsectorenergeticoparamos@gmail.com

Hacia la huelga feminista.org

¡Nos vamos a la huelga compañeras!