El pasado sábado 1 de junio celebramos en Valladolid, en el Aulario del Campus Esgueva, una nueva asamblea en la que más de cien personas participaron de manera presencial o con voto delegado en la toma de decisiones que allí se plantearon. La documentación complementaria fue remitida previamente a socios y socias para su conocimiento y análisis.

En esta ocasión tocaba hablar de números, de cuentas, de balances de resultados… que siempre se presenta como algo tedioso, pero imprescindible para ir tomando el pulso diario de nuestra cooperativa. Por el contrario, gracias al buen hacer de quienes, desde sus responsabilidades de Intervención y presentación de estos números ante la asamblea de forma ordenada, la exposición fue clara y concisa (gracias a Aby, Jaime, Carmen, Violeta y Santiago).

Primero hicimos un repaso por el seguimiento de nuestro Plan de Empresa aprobado en la Asamblea General Extraordinaria de marzo de 2018. Como se explicó en su momento, un plan de empresa, entre otras cosas, es una guía general basada en hipótesis y la experiencia dirá lo alejadas o cercanas que estuvieron, pero, eso sí, siempre nos valdrá como una guía para ayudarnos a entender cómo avanza la cooperativa y valorar su situación frente a lo previsto.

Para entender mejor el estado actual de la cooperativa en relación con el Plan de Empresa, cabe señalar que comenzó a ejecutarse más tarde de lo analizado, que no se tuvo apenas en cuenta el tiempo que se necesitaría para arrancar cada una de las actividades y que no se tuvieron en cuenta ni ayudas ni subvenciones. Pero, afortunadamente, hemos podido contar con las subvenciones de Economía Circular del Ayuntamiento de Valladolid, el premio del Germinador Social de Som Energia de 2018 y dos proyectos europeos de investigación que nos van a financiar más de 100.000 € durante los próximos 4 años.

Gracias a la prudencia en la elaboración de nuestro Plan y a las subvenciones recibidas podemos decir que EnergÉtica es a fecha de hoy una cooperativa con beneficios. Repasamos a continuación brevemente algunas consideraciones económicas de cada una de las líneas de actividad de la cooperativa.

Autoconsumo

Nuestras Comunidades Solares son grupos de personas que se juntan alrededor de la cooperativa para promover varias instalaciones fotovoltaicas simultáneamente, reducir costes y maximizar la incidencia de la soberanía energética en su entorno social y geográfico. Aunque el proceso para la puesta en marcha de las 4 instalaciones piloto del Barrio Belén de Valladolid se ha visto interrumpido parcialmente en espera de la regulación administrativa del autoconsumo, esto no ha impedido que la iniciativa siga su curso con más fuerza después del esperadísimo Real Decreto de Autoconsumo con propuestas muy interesantes.


Servicios energéticos

Además de una constante labor de asesoría e información a nuestros socios y socias, buscando la mejora de las modalidades de contratación y el ahorro energético para pequeñas empresas, llevamos a cabo estudios de optimización de tarifas y ajustes de potencias. Cuando la dimensión de la empresa es grande y el suministro energético voluminoso, proponemos la realización de una auditoría completa que permita estudiar y analizar los flujos térmicos y eléctricos completos.

Nuestro primer reto en este sentido ha sido en Medina del Campo, Valladolid, en algunas de las instalaciones deportivas del ayuntamiento realizando hasta un total de seis auditorias (piscinas, polideportivo, frontón, estadio municipal de atletismo y campo de fútbol) en un extenso documento de análisis presentado no solo a las autoridades municipales sino también a los clubes deportivos de Medina del Campo para su conocimiento y comprensión.

A modo de resumen cabe señalar que el impacto de estas mejoras en las instalaciones deportivas de Medina del Campo supondría el ahorro de casi 360 toneladas anuales de CO2, y un ahorro económico anual de más de 70.000 euros con una inversión necesaria de menos de 310.000 euros.


Comercialización

Es la actividad a la que dedicamos más esfuerzos desde que el pasado año abrimos nuestra primera oficina en Valladolid. Se atienden diariamente las demandas vía correo electrónico, teléfono y presenciales para aclarar las dudas o ayudar en los cambios necesarios para cambiar de comercializadora a EnergÉtica. Gracias desde aquí al equipo técnico por su trabajo cotidiano (Violeta, Santiago, Rodrigo y Juan).

Producción

La principal actividad ha sido la gestión técnica de la Central Minihidroeléctrica de la Valteína y la preparación  de la licitación de la central hidroeléctrica de Lugán, León, en otoño de 2018 (que finalmente no logramos).

Recientemente se han pagado los intereses generados en 2018 por las aportaciones voluntarias al capital social que nos permitieron adquirir nuestra central hidroeléctrica de Valteína. A propuesta del Consejo Rector, la asamblea aprobó continuar con la remuneración actual del 1,5% para el próximo ejercicio.

Como resumen hay que destacar que la central de Valteína, a pesar de la sequía, averías, obras de mejora de su canal y algún otro problema, ha seguido dándonos mucho trabajo, también enseñanzas, y unos beneficios económicos sin grandes diferencias en relación a la producción y beneficios previstos en el plan de empresa que venimos citando.


Proyectos de investigación: MuseGrids

En origen no se había previsto ninguna financiación extra por lo que esta circunstancia nos es muy favorable. La suma de ambos proyectos supera los 100.000€ que se van a ingresar durante los próximos 4 años. Estos dos proyectos europeos, junto con dos consorcios de decenas de empresas, para trabajar en torno a la energía, su gestión y la participación de las personas en su desarrollo.

Muse Grids, lanzado en 2018 y financiado por la UE, tiene como objetivo la transformación del sistema energético de comunidades aisladas de la red de transporte, satisfaciendo su demanda mediante la autoproducción energética y reduciendo las emisiones de carbono.