El encuentro se desarrollo en Burgos el 2 de febrero en una abarrotada sala de  Espacio Tangente. Estuvo organizado por EnergÉtica y contó con la colaboración de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético (Px1NME), SomEnergia, Greenpeace y Ecologistas en Acción de Burgos. La jornada cumplió sobradamente con los objetivos previstos para seguir buscando y construyendo los nuevos espacios comunes de innovación social alrededor de la energía, y preguntarnos, cuáles podrían ser las claves para tener una presencia social cada vez más determinante.

Ante más de un centenar de personas, Cote Romero, de la Plataforma por un Nuevo Modelo EnergéticoÁlvaro Campos de Som Energia_Energía Gara Pedro Gómez de Ecologistas en Acción Burgos, Alberto González de Greenpeace-BurgosSantiago Campos y Rafael Rodríguez por parte de EnergÉtica fueron desgranando las realidades que las distintas cooperativas eléctricas allí presentes representan en la actualidad. Esas realidades están apoyadas en un cada vez mayor colectivo de personas que están dispuestas a impulsar definitivamente un nuevo modelo eléctrico, más justo, que luche contra el cambio climático, que apoye acciones a favor de las personas que sufren “pobreza energética”.

Tras las presentaciones, se abrió un rico debate que arrancó con la oposición a reabrir la central nuclear de Garoña, concluyendo lo negativo y absurdo que puede llegar a ser volver a poner en marcha una central que producirá energía eléctrica “más cara”, con un alto riesgo ecológico y social.

Los ponentes reclamaron a los asistentes un mayor compromiso social para participar más activamente en la creación de colectivos que impulsen ese nuevo modelo energético más justo y se sumen a la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético.

Como ya lo están haciendo otras administraciones públicas, se reclamó al Ayuntamiento de Burgos, poniendo el debate en la agenda política, que contrate sus necesidades eléctricas con energías renovables firmadas con cooperativas eléctricas (democráticas, que permiten la participación mediante la fórmula de un socio/a un voto, que nacen con la lógica inversa de la competencia e impulsan “el bien común”…) y se apoye en esa “energía ciudadana” que presiona a sus gobernantes para que actúen con la lógica de preservar el Planeta para futuras generaciones apostando decididamente por estas energías limpias construyendo ese nuevo modelo energético.

Otro ejemplo práctico que se planteo en el encuentro fue en el papel de las cooperativas eléctricas ante la “pobreza energética”. En el caso de SomEnergia, la cooperativa gerundense ya la está abordando, por ejemplo, dedicando parte de las aportaciones que sus socias/os hacen a través del denominado “céntimo voluntario”, a este asunto al que las grandes eléctricas han abandonado a su suerte.

Una jornada, en definitiva, que desgranó el papel que la ciudadanía está teniendo para trabajar por un nuevo modelo energético, también desde la ciudad de Burgos.

Para complementar la noticia este interesante articulo de nuestro compañero Iñigo Capellán: “Energía, desarrollo y transición hacia la sostenibilidad”, del Instituto de Ciencias del Mar-CSIC y Grupo de Energía, Economía y Dinámica de Sistemas de la Universidad de Valladolid, en colaboración con Iñaki Arto, del Basque Centre for Climate Change (BC3), publicado en El Ecologista nº 91. invierno 2016/17.