El pasado 25 de junio tuvo lugar la Asamblea General Ordinaria de EnergÉtica. Estamos rematando el acta con los diferentes puntos tratados y ya tenemos una entrada en el blog contando cómo se desarrolló la jornada para aquellas personas que no pudieron asistir. No obstante, algunas de las decisiones que acordamos ahí,  podemos empezar a llevarlas a la práctica.

La primera de ellas es una de las preguntas que más rondaban en el aire… ¿cuándo vamos a poder hacer dos contratos por socio/a? Pues ya está aquí, ya llegó. Se decidió prácticamente por unanimidad dar ese pequeño paso que nos permitirá resolver alguna de las dificultades que nos hemos ido encontrando (como ‘¿qué pasa con el contrato de la luz de la casa del pueblo?’ o ‘a mi padre no le voy a convencer de hacerse cooperativista, pero cambiar el contrato seguro que le parece bién’) . A partir de ahora, si eres una de esas personas que tiene la fortuna de ser socia de EnergÉtica (si no lo eres no pasa nada, aquí te explicamos cómo puedes hacerlo) podrás optar a dos contratos eléctricos renovables, justos y cooperativos.

¿Significa eso que tienes que ser titular de ambos contratos? La respuesta es no, no necesariamente: las figuras de socio/a y titular del contrato pueden no ser la misma. Por ejemplo, Fulanita, socia de EnergÉtica, puede respaldar el contrato de sus amigos Federico y Justina. El hecho de que Fulanita respalde sus contratos no le hace responsable de las irregularidades de los mismos (impagos, problemas que puedan surgir…) porque eso son responsabilidades del que firma el contrato eléctrico, que son Federico y Justina. Desde EnergÉtica y Som Energia ya nos encargaremos de solucionar los imprevistos que pudiera haber con los titulares del contrato.

Si por otro lado, Fulanita es titular del contrato de su casa y también  de la casa de su pueblo, entonces Fulalinta tiene una solución fácil:  animar a Fede y Justi a que se hagan cooperativistas de una vez, que para cambiar el modelo energético se necesita el apoyo de personas como ellas. Y además, así, entre los tres ¡pueden sacar hasta seis contratos del lado oscuro de la energía!

Aumentar el número de contratos por socio supone un cierto riesgo financiero para una cooperativa de nuestras reducidas dimensiones. Como ya sabes, por cada factura eléctrica la comercializadora tiene que depositar unos avales ante el mercado eléctrico y adelantar el dinero a alguno de sus proveedores; ese dinero, con nuestra escasa actividad económica, solo puede salir del capital social, así que tenemos que actuar con cierta cautela para que un número elevado de contratos eléctricos no descapitalice a nuestra cooperativa; con los cálculos que hemos hecho y, tal y como se aprobó en la asamblea, con la medida que hemos adoptado creemos que no ponemos en riesgo nuestra estabilidad financiera pero a cambio damos un servicio que nos permitirá ampliar nuestro horizonte.