El encuentro sobre regeneración urbana y ciudades inteligentes, sostenibles y resilientes frente al cambio climático, tuvo lugar los días 20 y 21 de septiembre en Valladolid y EnergÉtica no desaprovechó la oportunidad (gracias, Santiago) de presentarnos en público en un evento de proyección internacional.

La conferencia estuvo organizada por el Instituto de la Competitividad Empresarial (ICE) de la Junta de Castilla y León y el Centro Tecnológico CARTIF, en colaboración con el Ayuntamiento de Valladolid. By & For Citizens reunió durante estos dos días a autoridades locales, nacionales e internacionales, representantes de la Comisión Europea (CE), coordinadores de proyectos y expertos involucrados en proyectos de ciudades inteligentes sobre los desafíos de la transformación urbana y propondrán soluciones innovadoras.

No dejamos pasar la oportunidad y aprovechamos también el evento para mostrar nuestro prototipo de kit solar, Sol-E, para facilitar energía eléctrica a pequeñas actividades de calle, en esta ocasión al grupo musical que amenizó algún momento los pasillos del Centro Cultural Miguel Delibes.

Este es un breve resumen de nuestra intervención en la conferencia:

Lo que está abierto al debate, y esta mesa deberá arrojar algo de luz pero seguramente también muchas más preguntas, es cómo lograrlo, cómo poner a la ciudadanía en el centro de la transición energética, cuando navega en un mar ‘infestado’ por grandes corporaciones, inversores ansiosos de multiplicar su capital, sabios expertos que utilizan un lenguaje críptico, normativa incomprensible, etc. […]

EnergÉtica, como el resto del movimiento cooperativo eléctrico, somos uno de los instrumentos que la sociedad está movilizando para empoderarse en su relación con la energía, y transitar de un papel de mero consumidor a un agente de cierta transformación social y ambiental. Somos una empresa, un instrumento dentro del ámbito de la economía, pero una empresa cooperativa (propiedad de sus socios) y sin ánimo de lucro, porque nuestro motivo fundacional no es el de maximizar los beneficios sino la de proveernos de un bien básico como es la energía en condiciones de sostenibilidad y equidad. […]

¿Alguien imaginaría que una sociedad anónima que cotiza en bolsa podría pensar en invertir en una central eléctrica de rentabilidad próxima a 0? Ese tipo de situaciones, que en momentos de transición como el actual pueden suponer el impulso que necesitan las renovables para dejar de ser marginales, solo se pueden dar en espacios virtuosos de gobernanza de los commons como son las cooperativas energéticas.

EnergÉtica forma parte del movimiento de cooperativismo energético que tiene una larga tradición en España y estimulantes ejemplos en los que nos hemos reflejado en el resto de Europa. Formamos parte de RESCOOP, la federación de cooperativas energéticas europeas, que agrupa a unas 1200 cooperativas y casi 1 millón de ciudadanos que demuestran día a día que los ciudadanos no queremos ser unos meros espectadores del juego de la energía, sino que estamos demostrando una cierta capacidad de innovación. […]

Y algo sobre el futuro: A finales de 2016, nuestra cooperativa arrancó un proceso de reflexión estratégica para definir cómo queríamos dar el salto a la profesionalización y convertirnos en un instrumento económico activo y capaz de liderar la transición energética en nuestra comunidad. Recuerdo a los asistentes que la propiedad y la dirección de nuestra empresa no recae sobre CEOs formados en Aravaca ni expertos en finanzas, sino consumidores y usuarios, ciudadanos normales y corrientes que estamos normalmente “al otro lado” de las maquinarias económicas y empresariales que nos proveen de electricidad. Para hacer este ejercicio prospectivo, comenzamos visibilizando escenarios de futuro que nos ayudaron a imaginar, colectivamente, cómo queríamos que se comportara nuestra empresa a medio-largo plazo. Obtuvimos una veintena de variables sobre las que definir cuestiones relativas a la política organizacional, la de comunicación y extensión o de política financiera, que sometimos después a consulta online de nuestra base social y en la que participaron varios centenares de personas, aproximadamente un tercio de nuestra masa social. […]

Queremos seguir creciendo como cooperativa de consumidores y de productores de energía renovable. Por eso, entre las líneas de actuación del Plan de Empresa de nuestra cooperativa aprobado recientemente Plan, aparece la necesidad de dotar un fondo de unos 800.000 euros para la adquisición de nuevas plantas en estos próximos 2 años.

Y también la apertura de una línea de trabajo para ayudar a nuestros socios a la financiación y dimensionado de instalaciones de autoconsumo en sus negocios o hogares. Estamos hablando, ciertamente, de una cuantía económica ridícula para el reto que supone la transición efectiva hacia un modelo energético 100% renovable. Pero creemos que es donde debemos estar y esperamos que nuestra actuación sirva de estímulo para otras iniciativas que se sumen a este tránsito. Desde una ciudadanía más activa y más energético-responsable.

Gracias.