Decía Eduardo Galeano que “mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, pueden cambiar el mundo”, y como si nuestro buen amigo Eugenio García Calderón, ingeniero de energías renovables, quisiera llevarlo al pie de la letra, se ha embarcado en dos proyectos, desde lo pequeño, haciendo grandes sus propuestas. El pasado verano, con su «pedaleo solar» le recibimos en Palencia y Valladolid, junto a su remolque fotovoltaico, dentro de la gira de más de 3200 km en la que recorrió España en defensa del autoconsumo y la energía solar, en defensa de las energías renovables y por el cambio de modelo energético.

Como Eugenio no es de estarse mucho rato quieto puso en marcha otro de sus proyectos: “Light Humanity”, soluciones tecnológicas para combatir la pobreza energética (por cada lámpara solar compradas seremos capaces de enviar una lámpara solar a una familia sin acceso a la electricidad) la lampara con la que demostraba que con una pequeña placa solar facilitaba la vida y la educación de muchas personas donde no llega la red eléctrica y dependen del uso de combustibles fósiles.

1 día de Sol = 6 horas de iluminación a máxima potencia, o 10 horas de iluminación a media potencia.

Las lámparas solares son capaces de reemplazar a las lámparas de queroseno, que provocan problemas de salud al utilizarse en recintos cerrados y un gran coste económico para la familia, además los más jóvenes pueden usar la lámpara solar para ganar horas de luz y mejorar su rendimiento académico.

Desde EnergÉtica hemos apoyado a Eugenio en estas dos imaginativas iniciativas que, desde la acción individual, fomentan a pequeña escala un cambio de mentalidad hacia las energías renovables en el camino hacia la transición energética.

Desde esa micro acción de impulso a la energía solar, de apoyo a comunidades aisladas, a otra macro donde las grandes organizaciones medioambientalistas Greenpeace y Amigos de la Tierra, con la colaboración de REScoop.eu y Energy Cities, han publicado un cuaderno titulado «Desatando el Potencial de la Energía Renovable Comunitaria» con el que poner la energía renovable en manos de las comunidades y de la ciudadanía, restando así poder a la industria de los combustibles fósiles.

El objetivo del cuaderno es explicar las vicisitudes de la nueva legislación europea sobre energía renovable. Acudiendo a ejemplos de toda Europa, queremos mostrar cómo la nueva normativa puede ayudar a allanar el camino hacia una energía renovable al servicio de la comunidad y de la ciudadanía. También se explican las disposiciones y nuevos derechos para lograr una energía ciudadana y comunitaria y las implicaciones para los Gobiernos nacionales y locales, y se sugieren algunos pasos prácticos y recursos para la acción.

El movimiento por la energía comunitaria ha recibido recientemente un buen impulso, en forma de una mejora de la legislación europea al respeto, que ahora concede a comunidades e individuos el derecho a generar, almacenar y vender su propia energía. Pero hay que poner todo esto en práctica en los Estados miembros de la Unión Europea.

Ideas pequeñas e ideas grandes, todo vale para conseguir revertir este modelo de producción y consumo de energía insostenible hacia otro renovable en manos de la ciudadanía.