Datos extraídos de las Figuras 5 y 6 del artículo original.

Ahora que tenemos un poco más tiempo para leer os proponemos en esta ocasión un nuevo estudio que nos “regalan” Iñigo Capellán-Pérez, Carlos de Castro e Iñaki Arto desde el Grupo de Energía, Economía y Dinámica de Sistemas de la Universidad de Valladolid, Transición a energías renovables y requerimientos de tierras”, que proporciona argumentos para justificar la necesidad de reducir el consumo total de energía per capita y minimizar al máximo la instalación de renovables en suelo.

Sus autores nos recuerdan al inicio del articulo que:

“… mientras las energías fósiles representan depósitos concentrados de energía (“pozo” de petróleo o gas, “mina” de carbón, etc.), las energías renovables están dispersas por la biosfera (que además necesita estos flujos para su adecuado funcionamiento). Esto hace que los requerimientos de tierras para obtener la misma energía neta con energías renovables sean varios órdenes de magnitud mayor al de los pozos/minas, refinerías, centrales, etc. asociados a los combustibles fósiles. Por lo tanto, en buena lógica, la transición a las energías renovables (manteniendo los mismos niveles de consumo energético) tenderá a intensificar la competición por tierras, que ya es muy alta a nivel global y que se manifiesta en fenómenos como el acaparamiento de tierras, para satisfacer demandas de alimentación, madera, biocombustibles, etc”.

Esperamos que la lectura del texto sea de vuestro interés.