Profundizamos en nuestro convenio con CCOO

En estos últimos días, en el equipo técnico hemos andado de reuniones y visitas que permiten atisbar caminos interesantísimos por los que caminar para nuestra cooperativa.  Proyectos muy sugerentes con el valor añadido de ponerlos en marcha en la compañía de otras entidades de nuestra región comprometidas con el cambio de modelo energético.

El viernes 14 tuvimos encuentro con Comisiones Obreras Castilla y León, en sus oficinas de Valladolid. En febrero de 2017 firmamos con ellos un convenio de colaboración que se tradujo en el inicio de una relación que hace unos días hemos retomado. Entonces, CCOO confió en nuestra cooperativa para comercializar los contratos eléctricos de alguna de sus oficinas de Valladolid y Burgos, y también impartimos unas cuantas acciones formativas en ambas ciudades sobre aspectos genéricos de las políticas energéticas, pero también cuestiones más prácticas y aplicadas para comprender la factura eléctrica e incorporar medidas de ahorro y eficiencia en el hogar.

A partir de esas experiencias, hemos compartido el potencial que tiene trabajar por la eficiencia y la soberanía energética entre ambas entidades y sobre la mesa hemos puesto distintas posibilidades de trabajo, alineados con los principios de su Plan de Sostenibilidad: llevar todos sus contratos eléctricos fuera del oligopolio, investigar el potencial de acción de reducir los consumos energéticos de los edificios con el acompañamiento de sus trabajadoras y trabajadores y estudiar el impacto de una posible instalación de autoconsumo fotovoltaico son algunas de las posibilidades que se nos amontonan en nuestros escritorios a partir de aquella reunión.

 

Una vuelta serrana

La Sierra de la Demanda es una de las comarcas con más personalidad de nuestra comunidad autónoma. Situada en el suroriente burgalés, es parte del origen de la historia castellana cantada ya en la gesta de los Siete Infantes de Lara; pero también es tierra de pinares, de hayedos y robledales que ascienden hasta las lagunas glaciares de Neila. A sus pies, un rosario de medio centenar de pueblos forman parte de la Asociación de Grupos de Acción Local Sierra de la Demanda (AGALSA), entidad cuyo objetivo es “promover el desarrollo socio-económico de la Sierra de la Demanda”, para lo cual gestiona los fondos europeos de desarrollo rural.

En su sede, en Pineda de la Sierra, tuvimos una fructífera reunión para estudiar los ámbitos en los que ambas entidades, AGALSA y EnergÉtica, podríamos colaborar. No es de extrañar que enseguida surgieran varias propuestas sobre la mesa, porque los recursos naturales y patrimoniales con los que cuenta el territorio pero, sobre todo, los recursos humanos y el empuje del grupo local de EnergÉtica en Burgos, hicieron aflorar decenas de posibilidades. Varias de ellas, vinculadas con el aprovechamiento energético de recursos ahora mismo ociosos que existen en numerosos pueblos para promover su soberanía energética: antiguos molinos en desuso o traídas de agua con un enorme potencial energético, son algunas de las posibilidades que, desde el más exquisito cuidado con la conservación del territorio, pueden ayudar a mejorar la autonomía energética de los pueblos y reducir sus facturas eléctricas. Proyectos-piloto de autoconsumo compartido desde ayuntamientos en colaboración con sus vecinos, auditorías energéticas con un enorme potencial de ahorro, o charlas para alfabetizar a la población sobre cómo mejorar sus usos energéticos fueron también temas que se pusieron sobre la mesa.

 

Un futuro bien animado

También en estos días hemos estado en el Burgo de Osma (Soria) en la V Jornada de Emprendimiento e Innovación de la empresa comarcal para el fomento de la economía rural Empresoria. Ahí estuvimos presentando el potencial que el autoconsumo renovable y su reciente regulación tiene para el fomento de comunidades energéticas rurales, y dando a conocer nuestra iniciativa de Comunidades Solares.

Se abre, desde luego, un amplio abanico de oportunidades de trabajo y de posibilidades de actuación en un campo, el de la soberanía energética, que está por explorar en nuestra comunidad autónoma. Seguramente, no todas las ventanas que se nos abren tienen el mismo potencial ni todas acabarán en el mejor puerto. Pero lo que sí está claro es que EnergÉtica se está posicionando en nuestra Comunidad Autónoma como el instrumento para ayudar a las comunidades y a las personas a transitar de verdad hacia otro modelo energético más sostenible y ético. Esperamos tener capacidad para dar respuesta a quienes se acercan a nosotros con este afán.