Parece que fue ayer cuando, en la Playa de las Moreras de Valladolid, dábamos el pistoletazo de salida a este proyecto cooperativo. Y apenas cinco meses después ya somos doscientas las personas las que estamos dando forma, día a día, a nuestra comercializadora eléctrica. Cinco meses en el que han pasado muchas cosas y en los que hemos multiplicado por dos el número de socios hasta llegar, hace unos días, a 200.

Podía haber sido José María, Virginia, Elisa o Juan Carlos. Pero el número tan redondo de 200 le ha tocado a Beatriz, que junto con su pareja Alfonso decidieron la semana pasada dar el salto y pasarse a EnergÉtica. En esta entrevista nos explican sus razones.

¿Porqué decidisteis asociaros a EnergÉtica?

-Han sido varios los motivos: el primero, porque queríamos hacer un uso de energía 100% renovable desde nuestra casa. El segundo, por estar al margen de las grandes empresas del oligopolio eléctrico que hacen y deshacen a su antojo la regulación del mercado eléctrico. Y el tercero, porque nos parecía un proyecto social, de escala local y cercano, en el que debíamos estar.

¿Y porqué justamente ahora?

-Conocíamos la cooperativa prácticamente desde sus orígenes porque nos habían llegado convocatorias de las primeras reuniones cuando comenzó a gestarse el proyecto a través de distintos colectivos sociales de la ciudad. Pero con dos hijos pequeños y las mil ocupaciones diarias, falta tiempo y disponibilidad para participar más activamente como hubiéramos deseado. Pero hemos tardado tanto sobre todo por dejadez, para que te voy a engañar, porque no encuentras el momento para entrar en la web y hacerte socio. Pero el otro día, al escuchar en la radio una entrevista en la que salió EnergÉtica me dije ¡de hoy no pasa! y así fue. Pero con algo de cargo de conciencia, no creas, por haber tardado tanto en estar en este proyecto.

¿Y qué le dirías a la gente para que se animara a hacerse socio de EnergÉtica?

Pues que hay que romper con esta dinámica por la que es la voluntad de cuatro grandes empresas la que decide cómo va a ser nuestro abastecimiento eléctrico, y para ello iniciativas como estas, de escala micro, cercanas y de trato familiar es muy interesante. Y porque el precio de la electricidad va a ser muy similar al que estamos pagando ahora, pero a cambio tiene unos beneficios enormes de independencia y apoyo a un proyecto propio.

Bea y Alfonso ya son de EnergÉtica. Después han llegado Begoña, Alberto, Javier, … un goteo de personas que creen, creemos, que juntos podemos hacer mucho para mejorar nuestro modelo energético común. El 300 está a la vuelta de la esquina, pero para llegar a él, necesitamos que le ayudes a dar el paso ¿te animas?